¿Qué es el desarrollo económico?

Para entender qué es una economía desarrollada, es necesario comprender la diferencia entre “crecimiento económico” y “desarrollo económico”. Si bien entre ambos conceptos es posible encontrar un nexo, estos refieren a definiciones distintas. Por un lado, el crecimiento económico mide el incremento del nivel de productividad a través del tiempo mediante el PBI real; por otro, el desarrollo económico se trata de un proceso por el cual los países pasan de un estado atrasado de su economía a un estado avanzado de la misma representando mejoras en la calidad de vida de su población en su conjunto. Para que sea posible un desarrollo económico es fundamental un crecimiento económico previo.

El desarrollo económico presenta un carácter multidimensional: significa un aumento de la esperanza de vida; el acceso a la red de saneamiento, al agua potable y a los servicios sanitarios; la reducción de mortalidad infantil; un mayor acceso al saber, a la educación y a la posibilidad de leer y escribir. A partir de dichos rasgos generales, el desarrollo económico trata de explicar por qué algunas naciones son más ricas que otras y cómo repercute eso en la gente. La finalidad no es saber si un país es más rico, sino si sus habitantes viven bien o mal.

¿Cómo diferenciar un país desarrollado de otro que no lo es? Es fácil confundir riqueza con economía desarrollada. Muchos países son ricos gracias a recursos naturales como, por ejemplo, Arabia Saudita, pero no producto del desarrollo. Es decir, las fuentes de riqueza de los países desarrollados no son estrictamente naturales. Muchas naciones con recursos naturales son pobres por no saber aprovecharlos. Qatar, por ejemplo, no tiene desarrollo humano por que los habitantes viven menos, y la educación y la salud es escasa y restringida para determinadas personas. Sin embargo, países como Dinamarca, que no cuentan con riquezas naturales lograron desarrollarse atendiendo la urgencia de otros problemas sociales: mejoraron su capacidad de producción de bienes y servicios de acuerdo con la cantidad de habitantes; trabajaron para achicar la brecha de desigualdad interna lo más posible distribuyendo la riqueza material equitativamente entre sus ciudadanos; apostaron por un sistema educativo con mayor alcance social e igualitario; mejoraron la calidad de vida de sus habitantes gracias a un mejor sistema de salud; saciaron las necesidades de vida básica como el agua potable, las cloacas; pensaron en el desarrollo sustentable, en administrar el capital natural para ser aprovechado por las generaciones futuras y generar así igualdad de oportunidades. Esto se conoce como “equidad intergeneracional”.

¿Cuán bien o mal distribuido está el ingreso per cápita a nivel mundial? El mundo tendió, inevitablemente, a la desigualdad siempre. Es un lugar cada vez más desigual si lo comparamos con cualquier país, porque en la mayoría de estos hay sistemas de transferencias entre las personas. El ingreso económico por individuo a nivel global es cada vez más desparejo, y esto se debe a una distribución poco equitativa de las riquezas en el mundo.

La falta de igualdad entre todos los países es histórica. Si pensamos en una línea de tiempo, en 1820 el ingreso del PBI per cápita entre todas las naciones del mundo era prácticamente el mismo; encabezada por lo general por países de Europa Occidental y las excolonias británicas. Pero con el transcurso de los años, la brecha entre estos países con los demás se agrandó considerablemente por una causa fundamental: supieron aprovechar las consecuencias de la Revolución Industrial para aumentar su producción material en comparación con las otras naciones.

Se pueden agrupar los países en tres: países con niveles de pobreza estructural (África, algunos países de Asia Occidental); países ricos (Europa, América del Norte, Oceanía); países de desarrollo intermedio (países latinoamericanos, Europa Oriental, Asia del Este).

Se puede concluir con la afirmación de que hay muchas teorías, pero no certezas absolutas respecto a por qué los ricos siguen siendo ricos;  por qué los pobres siguen siendo igual de pobres y por qué los de desarrollo intermedio no lograron todavía ser países ricos. Sí se pueden mencionar algunos determinantes inmediatos, los cuales son clave para entender la riqueza de algunos países y la pobreza de otros: primero, invertir en capital físico (máquinas); segundo, proteger y mejorar la calidad del capital humano educando a los ciudadanos; tercero, fomentar la productividad logrando que el capital físico y el humano crezcan constantes en el tiempo con la aplicación de tecnologías desarrolladas.

Anuncios

“Padre Pedro” en Espacio NoAvestruz

Buenos Aires.- La obra fue premiada con una mención especial en el Concurso Nacional de Obras de Teatro en el marco del 50 aniversario del Fondo Nacional de las Artes, con un jurado integrado por Mauricio Kartún, Graciela Araujo y Jorge Rivera López. El texto tuvo su origen en un seminario dictado por Kartún, Ariel Barchilón y Lautaro Vilo. Está publicada en celcit.org.ar y fue presentada en Madrid, Puerto Rico, Santiago de Chile, Venezuela y en varias ciudades de nuestro país.

Dante es un joven de pueblo, sencillo y religioso que, según confiesa, golpea brutalmente a su mujer, Ángeles. Ambos son la única familia del Padre Pedro, quien fue desterrado de una ciudad vecina y es visto con recelo por el resto de la comunidad. De inmediato se percibe la relación de poder que se establece entre el “saber” y la “ignorancia”, entre el seguro y educado hombre de fe y el ayudante bruto y torpe de algún pueblo perdido del interior. La “confesión” hace las veces de herramienta terapéutica para Dante y, al mismo tiempo, se convierte en un vicio que genera empatía y sonrisas en la platea. Esto funciona como mecanismo que desencadena una creciente tensión, alternando alivio y enojo, a través del desparpajo de un hombre que pareciera ya no tener nada que perder.

El vínculo entre ambos personajes late una violencia contenida que va desplegándose desde lo verbal, lo físico y, por supuesto, lo ético. Violencia en varios sentidos, como flechas que apuntan hacia el otro y hacia uno mismo. La de los hombres en una sociedad muy desigual y la de la institución, más solapada, más naturalizada. El texto, diáfano y contundente, sugiere preguntas que aunque de antaño, no muchos están dispuestos a hacerse, y mucho menos a responder. Es lícito pensar que la obra nos lleva a cuestionar preceptos y mandatos que encarnan una verdad religiosa aunque del otro lado de la balanza no se encuentren la justicia y la belleza, sino la brutalidad y el horror que muchas veces anidan en la ignorancia. Poco a poco van encendiéndose los tabúes, la represión, la hipocresía que se ampara en las vidas de apariencia cándida. ¿Cuál es la lucha en el marco de este ring? ¿Son tan claras las fronteras entre el bien y el mal? ¿Son ambos dos valores absolutos, inmutables, imperecederos?

Padre Pedro es una obra sin respuestas, donde el público pareciese ser el jurado de esa contienda entre dos hombres, entre dos mundos, entre mil mundos. Con un final desconcertante e inquietante, cuestiona los valores absolutos de la modernidad.

Ficha técnica:

Elenco: Jorge Fernández Román y Ricardo Torre

Dramaturgia: José Ignacio Serralunga

Iluminación: Ricardo Sica

Escenografía: Javier Parada

Vestuario: Patricia Ramírez Barahona

Diseño gráfico: Valentina Marvaldi y Verónica Martorelli

Música: Lukas Bustamante

Asistencia de dirección: Antonella Estrañy

Dirección: Matías Gómez

Producción ejecutiva: Mariana Zarnicki

Prensa: Kazeta Prensa

Funciones: domingos de octubre 20:30

Espacio NoAvestruz, Humboldt 1857. CABA.

Duración: 55 minutos

Localidades: $ 250

Las chicas de New York

Entretenida y emotiva, Chicas de New York ofrece una puesta escénica de alto impacto visual. Los personajes están interpretados con una notable excelencia actoral. El espectador se encontrará con un musical que no le dará descanso a la diversión ni a la emoción. Cada uno de los artistas en escena (actores, músicos y bailarines) realiza una impecable performance dejando al público encandilado por sus talentos.

Con la dirección general de Ariel Ciocco y Hernán Bonsergent, la obra, que se remonta a 1930, año atravesado por La Gran Depresión, da vida a las “Rubias de New York” (Mary, Betty, Peggy y Julie), mujeres a quienes Carlos Gardel dedicó su tango.

Julie, tras la muerte de su madre, debe trabajar en un circo cabaret de New York para sobrevivir en una época devastada económicamente por el Martes Negro. Una noche, recibe una noticia inesperada: su padre vive y se encuentra en Buenos Aires. Entonces, decide viajar para buscarlo; la acompañan sus tres amigas del cabaret: Mary, Betty, Peggy. Su objetivo de conocer a su padre para contarle que ella es su hija se convierte en un desafío y una aventura llena de amarguras, ilusiones y amor.

“Entre bellas mujeres, malos entendidos y personajes desopilantes, viviremos una aventura plena de romance, emoción y humor que te llegará al corazón”.

 

Funciones: viernes y sábados a las 20.30 h – Domingos a las 20 h

Entradas a la venta en boletería del teatro Ludé o por Plateanet.

Valor de localidades: desde $300.-

 

ELENCO

Lorena Paola, Julieta Gelmini, Denise Depauli, Noli Rodríguez, Emi Fegger, Marcelo Durán, Facundo Ávila, Leandro Martinez, Pachi Pancani, Clara Bergamo, Lucas Dominguez, Camina Nardone, Melisa Lipicar, Daiana Vera, Sofia Chamorro, Sofia Kin, Flor Pupi Cella, Federico Maciel y Lucas Apa.

Libro: Hernán Bonsergent

Dirección: Verónica Navalles

Coreografías: Rodrigo Villani

Vestuario: Alfredo Miranda

Escenografía: Fabián Mancina

Diseño Gráfico: Matias Gordon / Alki Studio

Redes Sociales: Belu Maffei / Alki Studio

Prensa y comunicación: Tommy Pashkus Agencia

Dirección vocal: Ivan Skamarda

Dirección General: Ariel Ciocco, Hernán Bonsergent

Hoy: Ex Antuan, de Federico León

Buenos Aires.- Hoy estrena. en el teatro Payro (San Martín 766, CABA), Ex ANTUAN, de Federico León. A partir de las 22:30h. Reservá tus entradas llamando al 4312-5922.

 

EX ANTUAN​
de Federico León
” El tiempo no existe mas que en la mente”

Síntesis argumental:

Antuan, un hombre joven, recuerda con mucha pasión un encuentro amoroso vivido en su primera adolescencia  con una mujer con síndrome de Down llamada Estela durante un verano en el Cerro del Toro. Sus recuerdos constituyen el presente de la obra, que gira alrededor de la incomodidad de Antuan por entregarse a ese amor y al deseo sin prejuicios de Estela. Junto con la madre, emprenden un viaje a través del tiempo, el cual nos va a demostrar aquello que al ser humano identifica y une con los demás: las diferencias.

 

 

Ficha técnica:

Asistente de Dirección: Juan Pedro Hansen
Diseño de Iluminación: Javier Rincón
Diseño de vestuario: Paola Delgado
Escenografia: Nacho Riveros
Diseño Grafico: Veronica Rincón
Actúan:
Rocio Florit
Dirección general: María Pía Molina Brescia 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Viernes 22 30 hrs 
Teatro PAYRO
San Martín 766,  CABA
Reservas: 4312-5922
Entradas: $280
jubilados, docentes  y estudiantes con acreditación: $230 

La obra –  nunca estrenada – fue escrita por Federico Leon en 1998 con una beca del Fondo Nacional de las Artes y ganó el primer premio del primer concurso Germán Rozenmacher de Nueva Dramaturgia.

 

María Pía Molina Brescia (Buenos Aires, 1983). Se formó como actriz con Mario Frías, Adrián Blanco, Darío Levy, Norman Briski y Federico León. Sus estudios de dirección y puesta en escena fueron con Norman Briski y Rubén Szuchmacher. Fue asistente de clase de Norman Briski y dicta clases de Dirección Teatral. Como asistente de dirección participo en las obras “Maquinando”, “Cabezas Trocadas”, “Solo Brumas”, “El barro se subleva” todas dirigidas por Norman Briski. Dirigió “Las Primas” de Norman Briski y “Flores de papel”, de Egon Wolff en el Teatro Calibán. Su último trabajo como Directora fue “El amante” de Harold Pinter, en el Teatro El Tinglado, durante el año 2016.

#Niunapersonamenos

Che, ¿cómo te sentías mientras mirabas con tus amigos el video de dos pilotos del Turismo Carretera con una promotora? Un campeón, ¿verdad? No creo que te suceda lo mismo cuando te envían por WhatsApp la foto viral del famoso tipo en pelotas; ya estás cansado de recibir esa imagen. El video de la piba teniendo sexo con los dos hombres te divierte; la imagen del “negro de WhatsApp” te debe causar rechazo. “Más vale”, pensarás. Pero, ¿por qué ese pensamiento tan básico y primitivo? ¿Qué es lo “tan” obvio? Según tu criterio, que una mujer se muestre en pelotas en un video es entretenido, pero que recibas la imagen de un señor en bolas es indignante y asqueroso. Quiero decirte, campeón, que si pensás así, sos una persona necia, que me avergüenza. Quiero que sepas, campeón, que tus logros en la vida van a ser escasos, porque con ese pensamiento es imposible llegar muy lejos, según mi criterio.

Te voy a decir lo que pienso: no se trata solo de mujeres, no caigamos en un pensamiento retrógrado. Se trata, ni más ni menos, de una persona como vos, como yo, como todos. Denigrar a la mujer llamándola “puta” porque se acuesta con quien quiere es de una mente con problemitas y en total decadencia. ¿Vos serías puto si te cogieras a las minas que quisieras?

¿Sabés? El hombre puede ser violento de muchas formas. El silencio puede ser violencia: hablále; gritar es violencia: sé amable con ella; ignorar es violencia: escuchala; los golpes son violencia: mimala. El respeto es educación: respetala; el amor es salvación: salvala, estás a tiempo.

Si querés te grafico un poco el panorama: ellas caminan sabiendo que, posiblemente, alguien les esté mirando el culo. Ellas intentan pensar en otra cosa para evitar el repudio que sienten cuando escuchan: “Mamita, si no te mato, te dejo tuerta”. Y nosotros, perdidos en una órbita de pelotudez y de inmadurez eterna, nos baboseamos al mirar por televisión un batallón de culos eléctricos que aparecen en primera plana en un programa de “entretenimiento” argentino. Se nos salen los colmillos, se nos calienta el de abajo, y solo pensamos: “cómo la cogería”. Los hombres (algunos), tienen facilidad para desvirtuar la realidad: ven a la mujer como un objeto desechable, como un forro que se usa y que después, cuando no sirve más, se tira. Ellas sirven, que es distinto a decir “ellas nos sirven”. Además, otra cosa: dejemos los términos “macho” y “hembra” para los animales; nosotros somos personas, tanto hombres como mujeres.

A ellas se las quiere, como a cualquier ser vivo que se mueva por el mundo. A ellas se las admira, como nosotros admiramos una jugada de Messi. Con ellas nos podemos emocionar, como lo hacemos cuando vemos un coche que nos gusta. A ellas se las debe respetar, no por ser mujeres; sí por ser personas. Cuando una chica joven o una mujer grande (no es cuestión de edad) muere víctima del impulso salvaje e inconsciente del hombre, no es solo una mujer la que fallece, es una persona que tiene los mismos derechos de vivir la vida libremente como vos.

 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Web #NiUnaMenos: http://niunamenos.com.ar/

Por Jonathan E. Monserrat

Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini

Buenos Aires.- Hay historias que traspasan nuestra piel y nos cambian. Se trata de historias de ficción, cuya narración no se encuentra muy lejos de la realidad que viven muchas personas.

Por un lado, en las máscaras del teatro griego, las guerras, el poder, la miseria, los abandonos, las muertes podrían representar perfectamente la tragedia de este mundo; por el otro, la esperanza y la lucha son la comedia, lo bueno y positivo que aún le da motivos para continuar a la gente que sufre injusticias.

Cometas en el cielo de Khaled Hosseini es una obra maravillosa, que emociona y nos hace pensar en la dura realidad que azota a muchas personas en Medio Oriente. También, la novela detalla cómo convive la pobreza con el poder de un modo impune.

¿De qué se trata Cometas en el cielo?

Su título original es The Kite Runner. Es, sin dudas, un clásico de la literatura contemporánea. Relata la conmovedora historia de dos padres y dos hijos, de su amistad y de cómo la casualidad puede convertirse en hito inesperado de nuestro destino.

Cometas en el cielo_10ANIV_152X230

Amir, de apenas doce años, se propone ganar una competición de cometas de la forma que sea, incluso a costa de su inseparable amigo Hassan, un hazara de clase inferior. Obsesionado por demostrarle a su padre que ya es un hombre, Amir pondrá en peligro su amistad con Hassan y aprenderá una verdad que lo acompañará toda su vida.

Contigo

Quisiera volver a ver en tu cara sonrisas,

pintar un sol radiante en tu cielo despejado

Y que brille iluminando tus ojos tristes.

Solo quiero estar abrazado a tu cuerpo

y callar palabras que estén de más.

Simplemente hacerte saber, siempre voy a estar.

Contigo,

cuando te pierdas en el camino.

Para sostenerte,

cuando tu cuerpo sienta que se desvanezca.

Contigo,

no me importa de cual manera sea,

pero a tu lado,

siempre cuidándote estaré.

Contigo…

Contigo…

Quisiera poder despertar en tu corazón

lo que tú despertaste en el mío.

Quiero un beso intenso antes de partir.

Contigo quiero acostarme cada noche,

contigo quisiera todo hasta el amanecer

y ver a través de tu mirada el sol salir.

Contigo,

perderme entre mis sabanas contigo.

Hacer el amor,

descontrolar mil noches de pasión.

Contigo,

hay algo que me induce a tu cuerpo.

Como un imán,

no puedo controlar ir hacia ahí.

Contigo…

Contigo…

Quiero fundar mis labios en los tuyos,

desnudarte tan rápida y lentamente a la vez

y acariciar con mi piel, tu piel desnuda.

Me encantarían tantas cosas contigo.

Me encantaría hacerte la reina más feliz

pero no eres mía, y nunca lo serás.

Contigo,

perteneciendo o no perteneciendo.

Contigo,

siempre contigo yo voy a estar.

Contigo…

aunque no sea perfecto.

Contigo…

aunque no sea primero.

Contigo…

porque te quiero…conmigo.

Contigo…contigo…

A %d blogueros les gusta esto: